Top

Su paso por kínder es sin prisa y sin pausa

02.20.2011 | La Opinión | Yolanda Arenales

Programa piloto da a los niños más pequeños tiempo para madurar

Mauricio Ortiz se considera afortunado de que su hijo Sean, que cumplió 5 años en noviembre, haya podido participar en un programas piloto de transición a kindergarten.

“Creo que le ayudará en el objetivo final que es que consiga la educación universitaria que yo no tuve”, dice Ortiz.

Como muchos padres, Ortiz piensa que un buen comienzo es esencial, y cree que los niños que sienten demasiada presión desde el principio pueden quedar en desventaja por el resto de los años escolares.

Cuando supo que la primaria Kingsley, del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD) ofrecía ya este año uno de los llamados programas de transición a kindergarten no dudó en que era el curso perfecto para su hijo.

Durante este año LAUSD tiene ya 36 escuelas -con unos 700 niños- en el programa de transición, adelantándose a lo establecido por la ley Kindergarten Readiness (SB1381) aprobada el año pasado y que entrará en vigor gradualmente a partir de 2012, de forma que en el curso 2014-15 la fecha límite para cumplir los 5 años sea el 1 de septiembre, en lugar del 2 de diciembre como ahora.

Se trata de evitar que cerca de una cuarta parte de los alumnos de kindergarten ingresen a este grado con sólo 4 años de edad, cuando muchos aún no tienen la madurez suficiente para seguir el ritmo de la clase.

“Kindergarten es ahora un curso con objetivos académicos muy altos. Ya no se trata de pintar y jugar como en el pasado”, dice Renee-Fuentes Campa, directora de Kingsley.

En todo el estado, unos 120 mil niños -incluyendo 49 mil estudiantes de inglés, y 74 mil que asisten a escuelas del Título I- podrán beneficiarse de este curso puente. El LAUSD planea extender el programa piloto iniciado este año a otras cien escuelas el próximo curso.

“Es importante que los padres sepan sobre oportunidad esta oportunidad, que como toda la educación pública es gratuita”, Ruth Yoon, administradora de educación temprana en LAUSD.

Tras el curso de transición, los niños ingresarán al kindergarten tradicional -salvo que estén listos para ingresar en el primer grado. En un estado donde la educación preescolar universal no existe, y las opciones a bajo costo son limitadas, muchos padres celebran la existencia de este nuevo programa.

Pero hay quienes rechazan el plan porque consideran que etiqueta al niño como un “repetidor” de kindergarten.

“Es una preocupación que algunos padres me han hecho llegar”, dice Ana Quintanilla, maestra a cargo del curso de transición en Kingsley, explicando que, debido sobre todo a falta de información, algunos creen que el curso es sólo para niños de aprendizaje lento o con retos especiales, mientras que otros lo perciben como una pérdida de tiempo, al creer que los alumnos van a hacer lo mismo por dos años.

Sin embargo, Quintanilla, quien ha sido maestra de kindergarten tradicional por 13 años, señala que el curso de transición simplemente responde a las necesidades de los niños de cuatro años de edad perfectamente normales.

“En el curso de transición la presión académica es menor, los niños se mueven más y aprenden con las manos como es propio de su edad”, dice Quintanilla, enfatizando que exigirles estar sentados por largos períodos o que aprendan escuchando es contraproducente cuando el niño no está aún preparado para ello.

Yoon explica qu se trata de una estrategia que las familias con medios económicos llevan practicando desde hace tiempo, manteniendo en muchos casos a los niños en clases pagadas de preescolar, para que entren a kindergarten con la suficiente madurez.

Pero esa no es la realidad imperante en un distrito en el que el 50% de los alumnos de kindergarten llegan sin ninguna experiencia preescolar previa.

Administrar el programa no requiere fondos especiales, ya que los mismos niños que cumplen los 5 entre septiembre y diciembre, irían a las clases de kindergarten tradicionales, recibiendo la consiguiente dotación por estudiante, que se utilizará en el programa de transición.

No Comments

Post a Comment