Top

Favorecen a los más chicos

09.18.2010 | La Opinión | Yolanda Arenales

Jesse Toyoda cumplirá cinco años el próximo 21 de septiembre. Por eso, cuando comenzó kindergarten a mediados del mes pasado en Middleton Primary Center, en Huntington Park, era uno de los niños más jóvenes de su clase.

“La maestra me habló de este curso de transición y me pareció muy bien”, dice su madre, Mireia López.

Middleton es una de las 38 escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD) que este año ya ha puesto en marcha el curso de transición, adelantándose a la legislación que pronto entrará en vigor.

La SB 1381, recientemente aprobada por los legisladores de California, y pendiente tan sólo de la firma del gobernador Arnold Schwarzenegger, abrió nuevas posibilidades a los niños que cumplen los 5 años entre el 2 de septiembre y el 2 de diciembre –que hasta ahora marcaba el límite para entrar en kindergarten-creando un curso de “transición” del que podrán beneficiarse unos 120 mil niños de 4 años de edad en todo el estado, incluyendo 49 mil estudiantes de inglés y 74 mil que asisten a escuelas de Título I (que reciben fondos federales para estudiantes de bajos recursos). Hasta ahora en torno a una cuarta parte de los estudiantes de kindergarten del estado comenzaban antes de haber cumplido los 5 años.

Whit Hayslip, superintendente asistente de educación temprana en LAUSD, informa que en este distrito, el programa de transición comienza este curso con 38 salones de clases a los que asisten unos 900 niños.

Las cifras son todavía pequeñas si se comparan con los 48 mil alumnos de kindergarten del distrito, de los cuales una cuarta parte cumplen años entre el 2 de septiembre y el 2 de diciembre, pero la idea es expandir el programa en los próximos años.

“Nuestro objetivo es ofrecerlo en el cuarto año de expansión del programa a todos los niños que lo necesiten”, dice Hayslip, señalando que todavía no se han concretado los planes para el próximo año.

Laura Rosales, directora de la escuela Middleton, explica que dada su novedad, el primer reto es informar a los padres.

“Muchos no saben de qué se trata, ni cómo puede beneficiar a sus niños”, dice Rosales, quien cree que el curso de transición cubre las necesidades que se han detectado durante mucho tiempo entre los niños más jóvenes o menos maduros.

“En la transición el curriculum no es tan exigente académicamente, pero se cubren muchos aspectos esenciales como los de socialización y los emocionales”, dice la educadora, quien todavía cuenta con plazas abiertas en su escuela.

El programa es completamente voluntario para los padres y al finalizarlo los niños pueden ir a una clase regular de kindergarten, o pasar al primer grado en los casos en que se consideren que están listos para ese nivel y así lo prefieran sus familias.

Algunos estudios muestran que simplemente con mover la fecha de entrada de los niños a la escuela –permitiendo que accedan con más madurez-los resultados académicos en los primeros años de enseñanza se elevan hasta en un 27%.

“Se trata de un gran logro para los estudiantes de California”, dice Rebecca Chamow, portavoz de Preschool California, organización no lucrativa que apoyó la legislación.

Chamow subraya que además, en estos tiempos de recortes, el programa de transición no lleva aparejados costos presupuestarios, ya que se financia con los fondos generales para kindergarten.

No Comments

Post a Comment